MEJORA

 

¡Enhorabuena! Hemos llegado a la meta y la hemos cruzado con éxito. Si ya estás en esta etapa es porque has cambiado, has decidido, has tomado el control de muchas cosas en tu vida, te conoces mejor, has mejorado tu relación con los demás, has superado tus obstáculos, miedos, inseguridades y dificultades; en definitiva, es porque has mejorado tu calidad de vida y has aumentado tu nivel de bienestar. De nuevo, ¡Enhorabuena!. Esta etapa se trata, sobre todo, de consolidar ese cambio y de buscar una buena estrategia para seguir en un proceso de mejora continua. Es el momento de interiorizar y hacer nuestro todo el progreso, y establecer una hoja de ruta, con el mapa que ahora ya tenemos, para mejorar nuestra calidad de vida e impedir que volvamos a desviarnos del camino.

 

¿Por qué hablamos de mejorar y no de finalizar? Porque continuamente la vida nos presentará retos, nos pondrá obstáculos, y nos tendremos que enfrentar a adversidades. Ante ello no debemos olvidar que, sobre todo, somos humanos que, tanto disfrutan y crecen, como que sufren y padecen, así que a veces nos veremos superados por las circunstancias y tendremos que tomar consciencia de ello. Pero tras haber seguido el proceso metodológico de CALM no hará falta volver a empezar desde cero, sino que gracias a las habilidades y estrategias de afrontamiento que hemos adquirido tan sólo tendremos que continuar aplicándolas y seguir en un proceso de crecimiento personal continuado.

 

Hay que tener en cuenta que en CALM hemos seguido un proceso de entrenamiento y de crecimiento relacionado con la dificultad que nos ocupaba. De esta manera no podemos pretender, ni pretendemos, enseñar todas las habilidades y estrategias específicas de la psicología para cada situación compleja de la vida. Es por eso que la idea fundamental de esta etapa es que seamos capaces de generalizar lo aprendido durante el proceso, de manera que nos pueda ayudar a mejorar ante cualquier adversidad que se nos presente. El objetivo último de CALM es convertirnos en personas resilientes. La resiliencia es la capacidad del ser humano de sobreponerse a las adversidades e incluso salir fortalecido de las mismas. Queremos dar la oportunidad de sobreponerse y, sobre todo, salir fortalecido para que así, al afrontar nuevas adversidades, en vez de ser un vaso de cristal que ante el impacto se rompe en mil pedazos, seamos al menos una botella de plástico que, aunque sufra magulladuras y pierda su forma, pueda recomponerse.


El crecimiento personal es un proceso que puede resultar infinito. Siempre podemos aprender cosas nuevas y enriquecernos de nuestras experiencias, tanto positivas como negativas. Es por eso que el proceso de CALM no acaba, la idea no es que tenga un fin, sino que sea un principio. Nuestro objetivo es aclararte la visión borrosa que generan determinadas emociones negativas que surgen ante diversas dificultades, y que una vez te hayamos dado claridad; tras haberte proporcionado unas gafas con las que ver la vida con más sentido y entusiasmo, y tras haberte ayudado a seguir un proceso de autoconocimiento personal; en tu camino ya no haya caídas, sino tropiezos ante los cuales ya sabes como levantarte. A partir de entonces, tras este proceso, sólo podrás mejorar.

 

"Al final todo saldrá bien, y si no sale bien, es que aún no es el final"

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© CALM PSICOLOGIA - Tel. 665557243 - email: info@calmpsicologia.com Aviso Legal