La Gratitud como método para ser más feliz

23 dic 2014

photo credit: woodleywonderworks via photopin cc

Dice el refranero popular: "Es de bien nacido ser agradecido". De acuerdo con los expertos, el acto de dar gracias nos da energía, vida y nos hace más felices. Practicar la gratitud es una forma de fortalecer la felicidad y puede cultivarse mediante ejercicios prácticos.

 

Una forma de cultivar la felicidad es aprendiendo a valorar lo que se tiene. De acuerdo a investigadores de la Universidad de Texas, dos ingredientes fundamentales para conseguir ser feliz son: tener lo que se quiere y apreciar lo que se posee. Es decir, que para ser feliz no sólo hay que tener muchas cosas sino que más bien, hay que aprender a apreciar las cosas que se poseen. De igual manera, investigadores de la Universidad de California, descubrieron que las personas que manifiestan agradecimiento en forma constante, son en general más felices, más satisfechos y tienen una actitud más positiva ante la vida.

 

Autores como Emmons y McCullough, definen la gratitud como un estado afectivo cognitivo que resulta de percibir que uno ha sido beneficiado por otro de manera solidaria, desinteresada y gratuita. La gratitud se asocia positivamente a la satisfacción con la vida, emociones positivas, vitalidad y optimismo, aspectos prosociales como la empatía y el altruismo; y negativamente con la tendencia a sentir envidia, emociones negativas, ansiedad y depresión (McCullough et al., 2002).

 

Así, la experiencia de gratitud es una emoción placentera y positiva. En sus manifestaciones más significativas puede alcanzar niveles elevados de intensidad, llevando a quien la experimenta hasta las lágrimas de alegría y despertando en el individuo una sensación de apreciación de la vida y satisfacción con el pasado. El acto de dar gracias tiene el poder de aumentar la felicidad y el bienestar personal y de fortalecer nuestra relación con otras personas.

 

Emmons y McCullough (2003), han sugerido prácticas que han demostrado aumentar la felicidad (hasta un 25%) y el bienestar personal. Son ejercicios efectivos para cultivar el hábito de la gratitud:

  1. Diario de gratitud: cada noche, antes de acostarse, dedicar por lo menos 10 minutos a escribir acerca de tres cosas por las que se esté agradecido, pueden ser generales (como estar vivo) o específicas (recibir elogios por un buen trabajo).
  2. Carta de agradecimiento: pensar en una persona que haya contribuido a nuestra vida de una manera muy especial. Escribir una carta agradeciéndole las cosas que hemos recibido de él/ella, describiéndole cómo nos sentimos gracias a esos “regalos”. Tomémonos tiempo para disfrutar los agradables sentimientos que provoca el agradecerle.
  3. Agradecer en todo momento: establecer el hábito de agradecer. Buscar activamente los detalles y las acciones de otras personas para ayudarnos y/o hacernos sentir bien, y agradecerles.

 

 

Adriana Larrañaga Mendoza

Psicóloga General Sanitaria de CALM Psicología.

@psicolarra psicolarra@gmail.com

 

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

Información

CALM Psicología

Calle Castillejos, 326

08025 Barcelona

Tel: 665.557.243

email: info@calmpsicologia.com

Metro: L5 Sant Pau/Dos de Maig o     L2 Sagrada Familia

Bus: 20, 45, 47, H8

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© CALM PSICOLOGIA - Tel. 665557243 - email: info@calmpsicologia.com Aviso Legal