¿Por qué son buenas las emociones?

15 oct 2015

photo credit: dMadPhoto via photopin cc

En muchas ocasiones cuestionamos mucho la utilidad o beneficios de nuestras emociones. De hecho, es bastante frecuente, que intentemos esconderlas. Desde las emociones negativas como la tristeza (“porque está mal visto”) hasta incluso las positivas como el amor (“no sea que se lo crea demasiado y se le suba a la cabeza”). ¿Por qué intentamos continuamente esconderlas o reprimirlas? ¿Son todas las emociones malas? Incluso las negativas tienen su parte positiva, ahora bien, ¿Por qué son buenas las emociones?

 

Marsha Linehan es una reconocida autora dentro del mundo de la psicología que se ha encargado de investigar y de plantear abordajes terapéuticos para dificultades psicológicas que, sobre todo, van acompañadas de fluctuaciones del estado de ánimo y de dificultades de regulación emocional. Linehan, plantea que las emociones son buenas por tres motivos principales:

 

Las emociones comunican información e influyen en las personas. La expresión facial es una parte fundamental de las emociones. En las sociedades primitivas y entre los animales, las expresiones faciales comunican como palabras. Incluso en las sociedades modernas, éstas comunican más rápido que las expresiones verbales “un gesto vale más que 1000 palabras”. Cuando nos encontramos en situaciones en las que es importante comunicar o enviar un mensaje, puede ser muy difícil cambiar nuestras emociones. Así, tanto si lo deseamos como si no, la comunicación de las emociones ejerce una influencia sobre los demás.

 

Las emociones organizan y motivan para la acción. Las emociones suscitan respuestas específicas. Algunas de ellas se hallan ligadas “naturalmente” a determinadas respuestas (miedo – huida o lucha), por lo tanto nos preparan para la acción. En este sentido, las emociones, para bien o para mal, nos ahorran tiempo en momentos importantes en los que necesitamos actuar sin pensar. Así, las emociones fuertes nos ayudan a superar obstáculos, en nuestra mente y en nuestro entorno.

 

Las emociones pueden autovalidarse. Nuestras reacciones emocionales ante los demás y frente a los acontecimientos pueden proporcionarnos información acerca de la situación. Las emociones pueden ser señales o alarmas de que algo está sucediendo, por lo tanto, nos ayudan a desenvolvernos mejor y a relacionarnos con nuestro entorno. Cuando llevamos este razonamiento al extremo, tratamos las emociones como hechos: “Si me siento incompetente, es que lo soy”. “Si siento que algo está bien, es que eso es bueno”. “Si tengo miedo, eso es amenazante”. “Le amo, así que debe ser la persona adecuada para mí”.

 

Las emociones son buenas y nos dan mucha información, pero cierto es que pueden llegar a confundirnos, con lo cual debemos dejar de negarlas. Más bien, lo más inteligente "emocionalmente", es aceptar que existen y que están presentes en todo lo que hacemos, aprendiendo a escucharlas atentamente.

 

 

 

Adriana Larrañaga Mendoza.

Psicóloga General Sanitaria de CALM Psicología.

@psicolarra psicolarra@gmail.com

 

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo! 

Información

CALM Psicología

Calle Castillejos, 326

08025 Barcelona

Tel: 665.557.243

email: info@calmpsicologia.com

Metro: L5 Sant Pau/Dos de Maig o     L2 Sagrada Familia

Bus: 20, 45, 47, H8

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© CALM PSICOLOGIA - Tel. 665557243 - email: info@calmpsicologia.com Aviso Legal