Vuelta a la rutina: ¿Síndrome Postvacacional?

13 sep 2015

photo credit: anieto2k via photopin cc

Ya está todo en marcha. Ya estamos en septiembre y quién más quien menos ya ha vuelto a la rutina del día a día. Se acaban las vacaciones, los niños vuelven al colegio y toca la temida vuelta al trabajo. Para algunas personas, por determinadas circunstancias, esta vuelta puede convertirse en un evento sumamente estresante, y pueden acabar desarrollando el denominado síndrome postvacacional. Tiene lugar cuando la persona no consigue adaptarse a la vida activa tras un período de vacaciones y de ocio, respondiendo con menor rendimiento a sus actividades rutinarias. Hace referencia a un estado de malestar general dando lugar a síntomas tanto físicos (cansancio generalizado, fatiga, insomnio, dolores musculares, falta de concentración…) como psíquicos (irritabilidad, tristeza, agobio, falta de interés, nerviosismo…).

 

Muchas investigaciones indican que este síndrome afecta más a los menores de 45 años y, sobre todo, a aquellos que se reincorporan a la rutina laboral con un breve período de transición entre las vacaciones y la vuelta al trabajo. Por eso, una de las principales recomendaciones para prevenir este síndrome es programar el regreso a casa de manera anticipada y relajada. Se recomienda volver de las vacaciones entre 3 y 4 días antes de reincorporarse al trabajo, para ir retomando los hábitos y horarios, sobre todo, de sueño y comidas.

 

Según la ASSEP, los síntomas suelen durar entre siete y diez días. Según un estudio de Sanitas alrededor de un 20% de los afectados se recupera en uno o dos días, mientras que un 35% tarda hasta dos semanas en estabilizarse y volver a la normalidad.

 

Para irse recuperando progresivamente de este estado de desazón general, existen varias recomendaciones:

  • Desarrollar alguna actividad de ocio que sea compatible con el trabajo para que el cambio no sea tan brusco. Por ejemplo, alguna actividad física al salir del trabajo (las endorfinas provocan una mejora del estado de ánimo) o aprovechar el tiempo en familia (dar paseos, ir al cine, ir a la playa, entre otros).
  • Comenzar de manera gradual, es decir, no ser demasiado exigentes con nosotros mismos y permitirnos ir “poco a poco”. Se puede comenzar primero con las tareas más agradables y continuar luego con las más tediosas.
  • También puede ser de ayuda programar fechas importantes en el calendario que incluyan actividades de ocio, celebraciones, escapadas, cumpleaños, etc. El objetivo es evitar el pensamiento y la emoción negativa que puede generar mirar el calendario y decir: “¡Buf! Aún queda un año para volver a tener vacaciones”
  • Para combatir la angustia y la ansiedad del síndrome postvacacional, puede ser de utilidad también practicar alguna técnica de relajación. Estirados completamente vamos respirando de forma pausada y tranquila, intentando llenar bien el vientre de aire, y vamos repasando de abajo hacia arriba cada músculo de nuestro cuerpo procurando relajarlo. 

 

 

 

Adriana Larrañaga Mendoza.

Psicóloga General Sanitaria de CALM Psicología

@psicolarra psicolarra@gmail.com

 

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

Información

CALM Psicología

Calle Castillejos, 326

08025 Barcelona

Tel: 665.557.243

email: info@calmpsicologia.com

Metro: L5 Sant Pau/Dos de Maig o     L2 Sagrada Familia

Bus: 20, 45, 47, H8

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© CALM PSICOLOGIA - Tel. 665557243 - email: info@calmpsicologia.com Aviso Legal