Resolver Conflictos desde lo Positivo

07 may 2015

photo credit: LeonArts.at via photopin cc

El ser humano es territorial, por ello es sabio aceptar que el conflicto existe. Entendemos por conflicto aquella situación social en la que existe un choque de intereses, donde cada uno quiere lo suyo sin tener intenciones de ceder.  No hay ganas de escuchar, hay ganas de que nos escuchen y de que nos den la razón.

 

Algunas de las emociones que aparecen en una situación de conflicto son la rabia, la angustia, la desesperación, la impotencia y la incertidumbre.  Si estamos muy inmersos en el conflicto y nos sentimos muy inseguros y superados por nuestra emoción impidiéndonos esto encontrar buenas soluciones, quizás necesitemos la opinión de un tercero (mejor si es un profesional) que pueda mediar entre las partes. Quizás hay situaciones donde haya algunas cosas que no se puedan solucionar pero eso no significa que no haya un campo común para generar consenso.

 

Los que salen bien parados de una situación conflictiva son aquellos que dominan la NEGOCIACIÓN. Son ingredientes fundamentales respetar, escuchar y dialogar.

 

A veces el problema no es tanto la disputa, sino la reacción que han tenido las partes a la hora de intentar encontrar una solución. Así, muchas veces los conflictos se ven agravados por la manera como se gestionan: no es lo que se dice sino cómo se dice.

 

El perdón es un elemento muy importante para poder resolver un conflicto. Ha de ser sentido y ha de empezar con una propuesta: me propongo dejar atrás, dejarlo ir, dejarlo pasar…pero por mí, y por mi propia tranquilidad. Pedir perdón supone aceptar un error y llega después de reflexionar sobre las causas de este error. Nos permite cambiar nuestro comportamiento y reparar el daño que hemos causado, permitiendo así reforzar nuestras relaciones.

 

La forma tradicional de resolución de conflictos supone plantearse: ¿Cuál es el problema?, analizarlo, buscar causas y buscar soluciones. Una propuesta de método para resolver conflictos cambiando la perspectiva tradicional es la Indagación Apreciativa.

 

Consiste en que, si hay un problema, por ejemplo de comunicación, investiguemos qué hace que haya una BUENA comunicación en vez de ir investigando qué es lo que hace que haya una MALA comunicación. La idea fundamental es que en lugar de buscar qué no funciona, busquemos qué es lo que funciona.  La exploración consiste en ver qué está pasando, hacia dónde queremos ir y cuáles son nuestros puntos fuertes que nos ayudarán a llegar. Diseñemos propuestas del futuro que queremos.

Tengamos en cuenta que la resolución de un conflicto no pasa por cambiar al otro sino por negociar a partir de intereses comunes que hayamos podido encontrar, para poder llegar a soluciones donde ambas partes salgan beneficiadas (“win-win”). 

 

 

Adriana Larrañaga Mendoza.

Psicóloga General Sanitaria de CALM Psicología.

@psicolarra psicolarra@gmail.com

 

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

Información

CALM Psicología

Calle Castillejos, 326

08025 Barcelona

Tel: 665.557.243

email: info@calmpsicologia.com

Metro: L5 Sant Pau/Dos de Maig o     L2 Sagrada Familia

Bus: 20, 45, 47, H8

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© CALM PSICOLOGIA - Tel. 665557243 - email: info@calmpsicologia.com Aviso Legal